jueves, 11 de marzo de 2010

Convivir con mi sombra

Camino estos días por la vida sin rumbo fijo; será que de nuevo me he vuelto a encontrar, y de nuevo me he vuelto a dar asco.
¿Quién soy?
¿Quién pretendo ser?
¿Quién he sido?

No me reconozco. Me miro en cualquier espejo y soy incapaz de saber quien soy.
¿Qué me está pasando?
¿En qué me he convertido?
Creo que sólo Dios lo sabe. Pero el problema es, ¿lo sabré yo?

De nuevo estoy perdido, y de nuevo estoy haciendo daño a gente que sé que me quiere, pero no se que me está pasando, no se por qué me escondo en un silencio que cada vez es mas grande que mi propia vida.

He llegado de nuevo al punto de pensar que mi vida no merece la pena: ¿serán palabras que el viento arrastrará o será de nuevo la realidad que me rodea? No tengo ni idea. Pero es difícil convivir con mi sombra, es difícil vivir con alguien tan inestable como yo, con alguien que de nuevo se encuentra perdido.

¿Alguien podrá ayudarme a encontrar mi camino? ¿O al menos un camino que yo pueda recorrer sin tener que mirar constantemente hacia atrás?

De nuevo perdido en medio de este mundo, de nuevo una sonrisa forzada que oculta mi tristeza, mi pena y el desaliento que encierra mi vida.

...¿PERO QUIÉN SOY? ¿QUÉ ESPERO DE LA VIDA?

Que alguien me detenga y me ayude, por favor. Que alguien me ayude a abrir los ojos y que me enseñe a conocerme.

Hoy me doy pena, mañana? Quizás no exista para mí el mañana. Quizás va siendo hora de recoger los tiestos y largarse de esta vida para siempre, emprendiendo un nuevo viaje, donde la carga sea mas liviana.

Intento llorar y ya no quedan lágrimas. Veo atardecer y no me conmuevo. Me refugio en mi soledad, y hasta ella está cansada de mí. ¿Qué puedo hacer?

Sé que tendría que luchar por mí, darle gracias a Dios por vivir y disfrutar cada mañana de un nuevo amanecer. Pero estoy cansado, me he echo viejo esperando encontrarme en una esquina, y mis pasos ya no dejan huella halla por donde pisan.

Lo siento, esta mañana la tristeza me embarga, la frialdad de mi silencio me hace compañía al recordar que estoy solo.

Hoy siento haberme conocido; espero no tener que arrepentirme de haber nacido.

11.marzo.2010